Un sistema escolar básico de calidad garantiza que todos los niños alcancen su máximo potencial de aprendizaje y adquieran las competencias fundamentales que necesitan para su vida y su trabajo. En Colombia, la educación básica incluye cinco años de educación primaria (edades los 6 y los 10 años) y cuatro años de educación básica secundaria (edades los 11 y los 14 años).

Lo anterior, sumado al año transicional de preescolar, conforma la fase de educación obligatoria. El acceso sin costo a la educación básica está garantizado por la ley. Durante las dos últimas décadas, Colombia ha avanzado significativamente en la ampliación de la cobertura de la educación básica. El país introdujo y amplió programas novedosos para llegar hasta comunidades marginadas, como el programa Escuela Nueva, el cual ha sido adaptado como modelo por otros países.

Educación primaria y básica secundaria en Colombia

Durante los últimos diez años, la participación en la educación básica secundaria ha aumentado en casi un 50%. Asimismo, Colombia ha adoptado medidas importantes para profesionalizar al personal docente y construir sistemas de información que apoyen el mejoramiento del aprendizaje. Sin embargo, una gran cantidad de niños colombianos aún no cuenta con acceso a la educación básica.

En el año 2011, cerca del 15% de los niños de 6 años no estudiaban en educación primaria (UNICEF, 2014). En el caso de aquellos que si estudian, con frecuencia la calidad de la educación es insuficiente para permitir que los niños adquieran las competencias básicas. La principal prioridad del gobierno es lograr una educación básica universal de buena calidad. El presente capítulo analiza los hitos importantes que Colombia ya ha alcanzado en este sentido, así como las políticas y las prácticas que le permitirían al país cerrar las brechas que aún persisten entre la equidad y la calidad de la educación.

Niveles de Educación Colombia (Video)

Contexto y principales características

Durante los últimos 25 años, el sistema de educación básica primaria y básica secundaria de Colombia ha sido sometido a una transformación estructural y sustancial. Desde el año 1991, el funcionamiento de los servicios de educación básica ha sido transferido progresivamente a los departamentos y los grandes municipios con el fin de mejorar la eficacia de la prestación de la educación y de fortalecer la participación democrática.

En 1994, la Ley General de Educación estableció los principales fundamentos de la educación básica (es decir, los principios y objetivos de la educación, la estructura de los servicios educativos y la distribución de responsabilidades), y les concedió a las escuelas y colegios una amplia autonomía para que definieran sus propios currículos. En el 2001, se realizó una aclaración de las responsabilidades de cada uno de los niveles de gestión, con el fin de abordar algunos de los desafíos iniciales que surgieron gracias a la descentralización.

Educación primaria y básica secundaria en Colombia

El sistema para la asignación de recursos para la educación en las entidades subnacionales fue reestructurado, en un intento de mejorar el ajuste entre la financiación y las necesidades reales. Durante la primera década del siglo XXI, varias iniciativas normativas conocidas en su conjunto como la “Revolución en Educación” dieron como resultado una ampliación considerable de la educación básica secundaria, e introdujeron mecanismos buscando fortalecer la rendición de cuentas e incentivar el mejoramiento.

En el año 2002, se introdujo un nuevo estatuto para la profesionalización de la enseñanza y la gestión escolar, según el cual el desempeño y la evaluación son las bases para avanzar en la profesión. La introducción y mejoramiento continuo de evaluaciones nacionales centró la atención del país en los resultados del aprendizaje y proporcionó herramientas para cuantificar el desempeño de las escuelas y colegios, así como el desempeño del sistema educativo en general.

Gestión y financiación

Las responsabilidades de gestión y financiación de la educación básica primaria y secundaria están compartidas a nivel central, regional, local y escolar. A nivel nacional, El Ministerio de Educación Nacional (MEN) es responsable de formular las políticas y los objetivos de desarrollo del sector, regular la organización y prestación de servicios (por ejemplo, principios de financiación, cantidad de profesores, salarios y competencias pedagógicas) y supervisar el sistema (por ejemplo, sistemas de información y evaluación).

 

En los últimos años, el gobierno nacional ha asumido un papel cada vez más importante en el diseño y la implementación de programas de mejoramiento de la prestación de los servicios educativos en las escuelas y colegios públicos. A niveles regional y local, las principales responsabilidades de los departamentos y municipios certificados aquellos que tienen el estatus de Entidades Territoriales Certificadas son la gestión de los recursos financieros (transferencias nacionales, ingresos locales y regalías provenientes de la minería y la explotación de petróleo) y del personal docente; el diseño y la implementación de planes de mejoramiento de la calidad y del acceso a la educación; y la supervisión e inspección de los servicios educativos.

Asimismo, los departamentos están encargados de proporcionar asistencia técnica a los municipios no certificados, los cuales desempeñan un papel limitado en la prestación del servicio educativo, al carecer de la capacidad técnica y financiera y recibir solamente una pequeña proporción de los recursos que provienen del Sistema General de Participaciones (SGP), el cual es el mecanismo utilizado para la redistribución de los fondos nacionales con el fin de apoyar los servicios de salud y educación en todo el territorio nacional.