Posible compra de notas en la Universidad del Cauca

El rector de la institución explica que unos 10.000 títulos deben ser examinados por abogados.
Se pagaría entre 1 y 2 millones de pesos a la Universidad del Cauca para cambiar las notas de los estudiantes de derecho.

La advertencia fue presentada por José Luis Diago, rector de la escuela, después de que un profesor presentara una queja la semana pasada sobre el comportamiento.

«La queja del profesor (Milton Javier López, profesor de los Estudios de Derecho y Ciencia Política) se suma a la que recibimos hace dos meses y medio. En ese momento, llevamos a cabo la investigación y descubrimos que de seis estudiantes, cuatro eran positivos sobre el fraude», dice Diago.

El rector dice que tras tomar nota de la acusación del profesor, se ha abierto otra investigación que se llevará a cabo en los próximos días, «una auditoría informática para comprobar la exactitud de unos 10.000 títulos emitidos en los últimos cinco años».

El profesor López, en su denuncia, afirma que «no entiende cómo las personas que perdieron los exámenes preliminares lograron pasar sin problemas».

«Para una ceremonia de estudio, me quedó claro que un estudiante había obtenido el título de abogado cuando me di cuenta de la imposibilidad porque había perdido las Bienes Preparatorias en mayo de 2016. Más tarde, en septiembre del mismo año, lo perdió de nuevo. Y lo mismo sucedió en octubre», dice el profesor.

En su informe, el profesor denuncia a 64 alumnos que representan «inconsistencias» en su proceso académico.

El rector de la universidad, consciente de la situación, lamenta lo que está ocurriendo y espera que se restablezca la reputación de la institución universitaria.

«Cuando el estudiante presenta la escuela secundaria, se crea un pasaporte o expediente de fracaso y el estudiante es transferido a SIMCA (el sistema de registro académico de la universidad). Sin embargo, hemos demostrado que los estudiantes pagan a alguien dentro de la universidad para que cambie de grado. Hacemos la investigación necesaria para ver si los documentos físicos y virtuales coinciden», añade Diago.

El Rector advierte que el sistema informático no es vulnerable y que está libre de intrusiones externas. «La persona vulnerable es la que los dirige», dice el académico con preocupación.

«Si tenemos problemas con alguien que ya se ha graduado, podría perder su permiso de trabajo. Y si es un estudiante activo, puede ser expulsado o retirado por uno o dos semestres.